Si lo que estás buscando es absorber ruidos en viviendas, locales de ocio y fábricas el poliuretano es una excelente solución para todo ello. Un tercio de los hogares españoles padece molestias por ruidos procedentes del exterior o del interior de las propias viviendas.

La espuma de poliuretano como aislante de ruido resulta una opción increíble, ya que consigue una gran efectividad en la absorción de ruidos debido a su capacidad de sellado. El coeficiente de dilatación de la espuma rígida es casi cinco veces superior al del cemento.

En cuanto a sus propiedades como aislante acústico, la espuma más adecuada es la de baja densidad y celda abierta, ya que está específicamente diseñada para este tipo de trabajos. Las espumas de celda cerrada son óptimas para el aislamiento térmico, por lo que se puede recurrir a una combinación de ambos tipos para conseguir mejores resultados en ambos aislamientos.